• #IberoRomân

ÎN ROMÂNIA NU SE APLAUDĂ LA ORA OPT SEARA

Si ya de por si la prensa libre que trabaja en Rumanía lleva años siendo el contrapunto democrático contra la corrupción y el despropósito, desde que también allí ha llegado el coronavirus, definitivamente, se ha destapado la caja de Pandora.


Una situación de crítica despiadada. Un lamento nacional con un criterio unánime: la crisis total. No hay hora, ni día, ni medio de comunicación sea afín al partido que sea, que no refleje en sus portadas la situación sanitaria rumana ni, por ende, la situación de desprotección que sienten los ciudadanos.

Y por si fuera poco, o tal vez de manera premeditada, Eurostat ha actualizado la publicación de los últimos datos relativos a la sanidad en cada uno de los estados miembros. Rumanía aparece como el país con menor gasto sanitario per cápita de la Unión Europea: 494 euros anuales dedicados a la salud de cada rumano, en torno a un 5,2% del PIB, muy por debajo del 9,9 % de la media europea (2.895 € por ciudadano/año).


En Rumanía, los especialistas esperan que el pico de la pandemia se alcance en la segunda mitad del mes de abril.

Décadas sin construir hospitales, sin inversión sanitaria, sin modernización en equipos ni infraestructuras, con niveles de corrupción que desbordan incluso al personal clínico, y en definitiva la sensación de desprotección generalizada, hacen que la crisis del coronavirus sea para la prensa y los ciudadanos la diana de la crítica más dura que se haya conocido.


En ninguna parte del país se agradece ni aplaude en los balcones, y ni mucho menos se valora el esfuerzo de los profesionales de la sanidad que, en resumen, son los verdaderos héroes que se enfrentan cara a cara con la infección. Tremenda injusticia.

De todos los médicos y enfermeros infectados a nivel nacional en Rumanía, dos tercios son del Hospital Distrital de Suceava, es decir más de 180 profesionales. El director del hospital presentó su dimisión teniendo que sustituirle un médico militar designado por el Gobierno, pero en Rumanía son muchos los médicos y enfermeros que han presentado sus dimisiones por miedo a la infección y por falta de equipos de protección. El propio presidente Klaus Iohannis ha pedido que reanuden su trabajo:


”Es necesario aumentar el número de pruebas hechas a los médicos. En cuanto se curen pueden retomar su trabajo. Muy pronto, compraremos un nuevo aparato para hacer las pruebas de laboratorio para detectar la COVID-19. Hay suficientes medicinas, hay equipos de protección, se elaboraron procedimientos... Me dirijo de modo especial a los médicos y al personal médico del hospital de Suceava: reanuden su trabajo, no rechacen a los enfermos, cumplan con los procedimientos. Contamos con su ayuda.”



ORDENANZA 7

Debido al COVID-19 hace escasamente 48 horas ha entrado en vigor en Rumanía una nueva ordenanza militar, la séptima consecutiva desde el inicio del estado de emergencia. Una de las medidas adoptadas es la cuarenta total de la ciudad de Tăndărei en la provincia de Ialomiţa, una vez comprobado que aproximadamente 800 personas regresaran del extranjero y no cumplieron las condiciones de aislamiento. Țăndărei, después de Suceava, es la segunda ciudad sitiada.


Del mismo modo, desde esta medianoche se han suspendido todos los vuelos comerciales hacia y desde Austria, Bélgica, Suiza, Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda, Holanda, Turquía e Irán. Los destinos anteriores hacia y desde Italia, España, Francia y Alemania ya estaban suspendidos. En cambio, Rumanía si permite los vuelos chárter para transportar trabajadores estacionales a otros estados.

Otra disposición de la Ordenanza 7 se refiere a la extensión de la suspensión del transporte internacional de personas por carretera efectuados por los operadores de transportes hacia y desde Italia, España, Francia, Alemania, Austria, Suiza, Reino Unido, Irlanda, Holanda y Turquía durante todo el período del estado de emergencia. En Rumania, según los datos de última hora, el número de muertes es de 159. El número de personas enfermas ha aumentado a 4.365, de las cuales 396 han sido curadas. 179 pacientes están en cuidado intensivo. Casi 18,000 personas están en cuarentena y más de 113,000 se encuentran aisladas en sus domicilios.



Pablo de Lucas, español en București.

"En Rumanía la crisis llegó más tarde. Aquí se ha notado mucho el regreso de trabajadores de España e Italia, muchos volvieron cuando aquí se empezó a poner la cosa complicada. Estoy viviendo lo mismo dos veces. Después de las primeras noticias que me llegaban de casa, vivo la misma cronología con dos semanas de retraso, tanto la sociedad, el Gobierno, el fútbol...", apunta antes de matizar la principal diferencia. "Si algo han sabido hacer bien en Rumanía es tomar ejemplo de otros paises, han actuado rápido, las dos ciudades con los focos principales se cercaron de manera total, metiendo la armada y confinando a toda la población. Son conscientes de que la sanidad aquí no podría combatir al virus, conocen sus carencias y limitaciones".


Según datos del Ministerio del Trabajo rumano, a fecha 2 de abril, 174.000 rumanos han perdido su puesto de trabajo, mientras que 860.000 personas han sido declaradas en desempleo técnico.

Ministro del Interior, Marcel Vela:


“Permitiremos la entrada y salida solo para el transporte de mercancías, suministro de la población y actividades económicas o en algunas áreas, como el orden público, la seguridad nacional, la sanidad y, por supuesto, los servicios públicos. Las medidas de verificación, control y acceso son llevadas a cabo por el personal del Ministerio del Interior, en colaboración con los del Ministerio de Defensa (MApN)”.


Insto encarecidamente a los rumanos de la diáspora a no venir al país y pasar las vacaciones de Semana Santa en sus países de residencia, para proteger a los que están en casa. Quiero hacer un llamamiento a todos nuestros compatriotas de la diáspora para que comprendan que, incluso para ellos, así es mejor, que no vengan, porque, viajando por un largo camino, entrando en contacto con ciudadanos de otros Estados, de Estados vecinos, por ejemplo en una gasolinera, pueden contagiarse de otras personas infectadas con este virus. En esta desafortunada hipótesis, pueden llegar a casa y enfermar a sus seres queridos”.



El primer ministro, Ludovic Orban, ha recordado que todos aquellos que quieran regresar a Rumanía deberán permanecer 14 días en lugares de cuarentena institucionalizada, ya que el número de países que han superado los 10.000 casos de infección por COVID-19 y han entrado en la zona roja ha aumentado significativamente. Desde el domingo por la noche se extiende la suspensión del transporte internacional de personas por carretera, pero se han introducido cambios para ayudar a los camioneros que realizan el transporte internacional. Debido a que hay muchos que no respetan las restricciones impuestas para prevenir la propagación del coronavirus y no entienden la gravedad de la situación, las autoridades han decidido endurecer las sanciones por delitos cometidos durante la situación de alerta. El Gobierno de Rumanía ha modificado la legislación mediante la cual los delitos cometidos durante este período se castigan más rápidamente y con mayores sanciones.


P. Aguirre | IRPress©



© 2020 / 2030 SociaLight

Creado iberoroman.com

Síguenos en nuestras redes sociales:

  • Facebook IR
  • White Twitter Icon
  • Instagram IR
  • White YouTube Icon
  • White Pinterest Icon