• #IberoRomân

8M(ujeres) 8R(umanas)

8M | Día Internacional de la Mujer: ¿Qué diferencia hay entre el 8M rumano y el que se vive en España?


A pesar de la connotación alegre y/o reivindicativa que en buena parte del mundo tiene el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, lo que realmente se recuerda cada año en esta fecha es la matanza de 120 trabajadoras en una fábrica textil de Nueva York. La Policía las asesinó en unas terribles cargas durante una manifestación en la que exigían mejores condiciones laborales.


La historia se remonta más de 140 años, concretamente el 8 de marzo de 1875, cuando cientos de mujeres trabajadoras marcharon por las calles protestando contra los bajos salarios, menos de la mitad de lo que cobraban los hombres. Esa jornada terminó con 120 mujeres muertas por la brutalidad policial y provocó que las trabajadoras fundaran el primer sindicato femenino.


El 25 de marzo de 1911, tuvo lugar nuevamente uno de los mayores desastres de la industria en Estados Unidos. 146 trabajadoras murieron en un gran incendio en otra fábrica textil a causa de derrumbes, quemaduras e intoxicación por humo y otras se suicidaron al no tener escapatoria. Los responsables de esas muertes fueron los propietarios de la fábrica Triangle Shirtwaist, que habían sellado las puertas de las escaleras y de las salidas para evitar que las empleadas salieran. Esta terrible tragedia trajo importantes cambios en la legislación laboral y provocó el nacimiento del Sindicato Internacional de Mujeres Trabajadoras Textiles.


Hoy en día el 8M es una jornada de reivindicación y defensa por los derechos de la mujer y al mismo tiempo llama la atención sobre la violencia doméstica, la discriminación laboral, la igualdad en el salario y en contra de los ataques sexuales.


Lo que ahora nos interesa es el punto de vista de las mujeres rumanas y, especialmente, la opinión comparada de cómo se vive esta fecha en la diáspora española. Le hemos preguntado a ocho mujeres y estas han sido sus respuestas:


¿Crees que en Rumanía se asocia el 8M a una jornada de activismo feminista?
¿Qué diferencia hay entre el 8M rumano y el que se vive en España?

(unu) Oana Ursache, profesora universitaria.

(doi) Elena Botarla, química.

(trei) Ana Liliana Ionescu, coach motivacional.

(patru) Bianca Kovacs, actriz.

(cinci) Oana Maria Duma, politóloga.

(șase) Dana Stefan, historiadora.

(șapte) Emilia Raluca Socaciu, abogada.

(opt) Iustina Lipan, activista.



Oana Ursache, profesora universitaria


Rumanía, como todos los demás países del bloque ex comunista, ha celebrado el día 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer, madre, esposa, trabajadora. Es el día cuando los maridos, las parejas les regalan un ramo de flores y una caja de bombones a sus mujeres. Con un poco de suerte, las invitan a cenar.


Semanas antes, los niños preparan en clase regalitos y cartitas llenos de palabras grandes, clichés que usábamos todos de chicos y ahora lo están haciendo nuestros hijos. Muy a menudo los profesores montan espectáculos de homenaje a las madres.


Inicialmente la celebración de la mujer madre fue un vínculo para la ideología comunista, una pobre compensación social (1: 364 de días) cuando se le recordaban a las mujeres que su función es traer niños al mundo, porque el país y el partido lo necesitaban. Y que es una causa y un papel noble que incluso se puede celebrar.


Hoy en día es otra forma de hipocresía porque la sociedad se acuerda de las mujeres solo un día al año. Las cartas, espectáculos, regalitos, ramo de flores, bombones, han cambiado. Es muy difícil ahora transformar un día percibido como fiesta, la única que tiene potencial positivo para las mujeres, en un arma de lucha social. Las mujeres tienen la costumbre de ser el centro de la atención el día de 8 de marzo y será complicado transformarlo en día de lucha y reivindicación. Muchas de ellas echaran de menos su ramo de flores.


Para esto deberíamos empezar a construir una educación inclusiva, tolerante e igualitaria. Deberíamos seguir el modelo de España. Muchos países deberían tomar el modelo español como referente. Y creo que España precisamente por haber solucionado tantos problemas, debería exportar el modelo y crear, poco a poco una hermandad global, a sisterhood que transforme el 8M en un grito mundial. 8 es el símbolo del infinito y lo podríamos utilizar como escudo, como logo, como símbolo.



Elena Botarla, química


► En Rumanía el 8M se asocia en poca medida a una jornada de activismo feminista: se habla y se celebra más como día de la madre, mujer, hermana...


► La diferencia entre las celebraciones de 8M entre Rumanía y España, son muchas. Mientras que en Rumanía la gente celebra con espectáculos de música y poesía, para la mujer trabajadora y la madre, empezando desde muy temprana edad, siendo pequeñas, o en restaurantes bailando y cantando hasta la madrugada. Aquí en España este día está dirigido, solamente, para el movimiento feminista.



Ana Liliana Ionescu, coach motivacional


► Rumanía todavía es un país donde el 8M es importante como el día de la Madre pero no como el de la Mujer Trabajadora. Se vive como una fiesta femenina y las mujeres se organizan para salir a un restaurante y celebrar con música, buena comida... pero sin “locas” que se sumen a manifestaciones. Os digo que mi madre este año también se ha apuntado a una fiesta y mi recuerdo es que siempre ha sido así. En Rumanía hay pocas activistas y no tienen ningún apoyo. La mayoría trabajan en sectores donde es el estado quien paga el sueldo y tienen miedo de manifestarse... aunque esperan que alguien lo haga por ellas. El activismo se mira diferente, como algo malo, de fanáticas y por lo que yo sé no hay manifestaciones ese día. Espero que en unos años la mentalidad vaya a cambiar. ► No hay diferencia... El 8M es un día festivo pero no reivindicativo. También yo lo celebraba así antes hasta que encontré la Plataforma 8M y llevo 3 años participando en las manifestaciones. Es la mejor experiencia que tengo para celebrar. Todavía en Tenerife la gente rumana me pregunta ¿no se organiza nada para el 8M? Yo digo sí, en Santa Cruz es la mayor manifestación de las islas y acuden mujeres de muchos países. Me miran diferente. Viviendo en Tenerife os digo que todavía no hay creado el interés rumano para conocer el porqué del manifiesto feminista. Es para todas y especialmente para la nueva generación.



Bianca Kovacs, actriz


IR: ¿Crees que en Rumanía se asocia el 8M a una jornada de activismo feminista?

► No lo creo. Cierto es que llevo 17 años fuera del país pero me he ido informando y desafortunadamente no se asocia a ello.


IR: ¿Qué diferencia hay entre el 8M rumano y el que se vive en España?

► Al igual que en la anterior pregunta di a entender que me gustaría que el 8M se asociara a una jornada feminista. Reconozco que nuestra manera de celebrar el 8M es muy interesante y alegre. Quiero recordar que los maridos hacen un regalo a sus esposas y los hijos a las madres también. Me gustaba ver a mi madre yéndose de celebración con las compañeras de trabajo. Es un día muy señalado y se disfruta mucho aunque me gustaría que se luchara más por la igualdad.



Oana Maria Duma, politóloga


¿Crees que en Rumanía se asocia el 8M a una jornada de activismo feminista?

► Desgraciadamente, no se puede afirmar que el 8M sea un día de activismo feminista en nuestro país. En Rumanía se ha conseguido vincular, de manera muy conveniente para todos los actores menos para las mujeres, el día internacional de la mujer con el día de la madre. Pero no pierdo la esperanza; cada vez veo más rumanas asumiendo públicamente esta lucha, la lucha por la igualdad de oportunidades, por la seguridad del "sexo bonito" (sexul frumos). Al igual que las mujeres que llenan las calles en España en cada fecha señalada, las rumanas no quieren ser valientes; quieren ser libres.


¿Qué diferencia hay entre el 8M rumano y el que se vive en España?

► Veo la principal diferencia en el objeto de la jornada - de celebración en el caso de România, de reclamación en el caso de España. Mientras en Rumanía el 8 de marzo gira en torno a la figura de la madre, en España el 8M es sinónimo de la lucha de la mujer por sus derechos. En consecuencia, yo me he criado pintando flores y corazones, entonando canciones que alababan las virtudes de las madres, mientras mi sobrina, nacida en España, aprende en el instituto el significado de la lucha de las mujeres por la igualdad y debate acerca de los retos que las mujeres deben afrontar en su día a día, quedándose apartadas hasta mayo las festividades propias del día de la madre.


Si miramos con mayor detenimiento los simbolismos, más diferencias se hacen visibles: cuando pienso en el 8 de marzo en Rumanía veo flores y alabanzas a las mujeres, quienes se ven colocadas en un pedestal durante las 24h correspondientes. El 8M en España es sonoridad, empatía, es una manifestación multitudinaria y, sobre todo, es la voz de miles y miles de mujeres (pero también hombres y niños) sonando al unísono mientras reclaman su lugar en la sociedad, como igual del hombre.


Como bien señalaba una asociación feminista en la pancarta que llevaron a una de las manifestaciones organizadas en Madrid, "juntas hacemos temblar la tierra". Solamente nos lo tenemos que creer, y luchar sin descanso por ello.



Dana Stefan, historiadora


To be a lady or not to be a lady?

Exportată de curând dintr-o cultură tradițională într-o cultură unde activismul feminist este parte a unei educații din fragedă pruncie, pot să înțeleg la nivelul primei precepții că există diferențe vizibile între societatea unde am crescut și m-am dezvoltat ca femeie și societatea spaniolă.


In România nici vorba de activism feminist, poate doar vocile hipsterist-amorțite ale noii generații. Trăim, încă, în cutumele unei lumi patriarhale. Suntem o societate profund patriarhală nu numai în concepții și atitudini, dar și în politicile publice și intervențiile sociale pe care aceștia le promovează. Și, în pofida unor mișcări foarte timide ale unor ONG-uri, e cam la fel ca acum câteva sute de ani. Cătălin Ștefănescu caracteriza recent violența domestică: "E ca râul, ramul, frăția românului cu codrul, sarmaua, oul roșu, troița de la răspântie, mărțișorul și Perinița. Femeia bătută e o parte esențială a culturii noastre. Și, așa cum nu ne trece prin minte să renunțăm la vreunul dintre elementele care ne construiesc identitatea, exact așa n-o să renunțăm nici la bătaia administrată femeii. Cum să renunți la cultura ta? La tradițiile tale? La obiceiurile care te definesc? " Ce este foarte frustrant pentru educația copiilor este că mass-media nu lucrează împotriva unei asemenea atitudini, din dorința căutării “senzaționalului” pentru că, nu-i așa? "bătaia e ruptă din rai", înca, și "poate o fi făcut ceva, poate o fi zis ceva" doamna.


8 Martie românesc este un kitch complet pentru "femeia moderna" nonconformista. Ea iese cu prietenele la un suculeț pentru a se desfăta isteric la un show de streptese tip chippendales. Femeia tradționalistă e posibil să primească cu ocazia zilei de 8 Martie flori și atenții. Și ea așteaptă acest moment special al recunoașterii sale ca mamă și soție. Dar a doua zi, gata! reintrăm în normalitate. 8 zile din luna Martie sunt absolut suficiente pentru desfătare.


Ultimul raport al European Gender Equality Institute (2012), agenția UE în domeniul egalității de gen, arată că femeile din România sunt mult mai dezavantajate în toate sferele vieții publice și private decât femeile din orice alt stat membru al Uniunii. Cu atât mai îngrijorătoare este această poziție la final de clasament cu cât datele prezentate în studiu, sugerează ca inegalitatea dintre femei și bărbați s-a accentuat în ultima decadă în România, un curent invers fața de cel al Uniunii Europene. Femeile sunt slab reprezentate în administrația centrală, mai ales la nivelul funcțiilor de decizie. Femeile sunt absente și în funcții de conducere din sectorul privat. Câștigurile financiare ale femeilor sunt mult sub cele ale bărbaților pentru că numai 42,5% din femei sunt angajate, iar munca lor se concentreaza de obicei in zonele economiei prost plătite – educație, sănătate, agricultură, servicii, mediul ONG. Mass media nu ratează să fixeze insinuant granițele și statul femeii. Jurnalele de știri bombardeaza cu statistici despre „româncele care preferă o carieră decât să facă copii“. Femeile, dar mai ales mamele singure reprezintă un grup vulnerabil la sărăcie și excluziune socială – cumva natural, de vreme ce creșa, grădinița și școala implică costuri pentru părinți, cu atât mai greu de suportat pentru cele care își cresc singure copiii. Femeile sunt discriminate de angajatori și sunt discriminate de legiuitori, deși sunt principalele potențiale victime ale unor diferite forme de violența. Cu toate astea, instituțiile care ar trebui să le apere interesele rămân în cel mai bun caz inerte, dacă nu la rândul lor violente față de cereri individuale (de ce ai anunțat la serviciu că ești gravidă înainte să vii cu certificatul de la medic? – normal ca patronul te-a dat afara, de ce ai baut bere la petrecere? – normal ca te-a violat, de ce l-ai întrebat de ce a baut? – normal că te-a bătut).


In Spania am văzut că se organizează reale acțiuni și dezbateri profeministe cu scopul de a trage un permanent semnal de alarmă asupra violenței și abuzurilor domestice, asupra inegalității de gen. Femeile nu dorm și nu se bucură de sclipiciul mult așteptat al lui 8 Martie. De 8 Martie ele manifesta activ profeminism. In Spania există o mișcare tot mai puternică în favoarea eliminării și a prevenirii tuturor formelor de violență împotriva femeilor. Recent guvernul a adoptat o controversată lege a hărțurii sexuale, ușor dusă la extrem, dar Occidentul știe foarte bine cum să facă ca legea să disciplineze. Pare să existe un consens la nivelul societății civile, iar activismul profeminist este vizibil. In Spania se cultivă imaginea femeii puternice care își cere drepturile ori de câte ori nu mai are garanția respectului. Societatea masculină spaniolă a înțeles avantajele unei "conviețuri" cu sexul "slab" și pare să fi făcut un pas în spate, de ceva vreme. Respectul pentru colega, prietena, soția, mama, bunica, este una din primele valori cultivate copilului, atât acasă, cât mai ales la școală. Respectul se cultivă activ în educația fiecărui copil, și aici se vede diferența. Societatea occidentală nu este câtuși de puțin perfectă, are propriile sale hibe. Dar diferența aceea de câțiva milimetrii este oye! atăt de vizibilă.




Emilia Raluca Socaciu, abogada


► Según mi opinión y mi experiencia en Rumania, el 8M desde que yo lo recuerdo, ha sido y es un día de celebración para las mujeres y no una jornada de activismo feminista. Está asociado a recibir flores y otro tipo de ofrendas, pero no como un activismo a favor de los derechos de la mujer y en contra de las actuaciones machistas. No es una declaración de derechos ni un día para intentar lograr la igualdad de la misma manera que se esta movilizando en otros países. Aunque hay que reseñar que en Rumania el 8M también se celebra el día de la madre, con lo cual creo que hay bastante confusión en qué tipo de celebración atribuir a este día puesto que no hay educación cívica al respeto, ni creo, organizaciones que luchen por los derechos de la mujer, POR SER MUJER, no madre.


► Como lo mencionaba antes, hay una gran diferencia ya que, en Rumania, el 8M está asociado al día de la madre, aunque también se conoce como Día Internacional de la Mujer, en donde la mujer rumana se conforma con recibir regalos y felicitaciones mientras que en España hay varias convocatorias para reclamar múltiples derechos y libertades de la mujer, libertades que con mucho esfuerzo se llegaron a obtener a lo largo de décadas. En España, millones de personas (mujeres y hombres) salen a la calle en contra de la violencia machista, violaciones, abusos, derechos laborales, libertad de expresión, porque la igualdad es un derecho que nos pertenece a todos. Además, si la fecha es en un día laboral, se convocan huelgas en contra de la desigualdad sobre todo en el ámbito laboral y de conciliación familiar, donde todavía queda mucho camino que recorrer.


Hay marchas en cientos de ciudades, huelgas y paros contra la discriminación, el acoso y la violencia. Mientras que en Rumania creo que ni siquiera, las personas, se paran a pensar en todos estos aspectos para un día como el 8M, pero mantengo la esperanza de que poco a poco conseguiremos concienciar a la sociedad rumana de la necesidad de esta lucha feminista!



Iustina Lipan, activista


En Rumania el 8M es tradicionalmente un día de celebración de la condición de mujer y madre, plena de colorido, felicitaciones y regalos. No, no creo en absoluto que tenga una vertiente de reivindicación. No obstante, hay señales de que el movimiento feminista cogerá fuerza en Rumania, aunque es cierto que es una tendencia tardía si nos comparamos con España o con otros estados de la UE, pero el hecho de que siempre 8M haya sido un día de celebración no creo que favorece que se plantee para esa jornada una celebración de activismo.


Quisiera aprovechar esta vía para enviar todo mi agradecimiento y todo mi amor a la primera mujer feminista que conocí, una mujer con pensamientos y creencias muy avanzadas para la época que la toco vivir y que me insufló desde pequeña valores hacia la igualdad entre hombres y mujeres y rechazo total hacia la violencia de género.

Por todo eso y mucho más, La mulți ani , iubită mamă!



220 vistas

© 2020 / 2030 SociaLight

Creado iberoroman.com

Síguenos en nuestras redes sociales:

  • Facebook IR
  • White Twitter Icon
  • Instagram IR
  • White YouTube Icon
  • White Pinterest Icon