• #IberoRomân

A igual trabajo ¿Cobran igual hombres y mujeres?

España, Rumanía y Europa | La brecha salarial en datos: las diferencias entre lo que ganan un hombre y una mujer.


La brecha salarial continúa siendo una realidad en Europa. Los datos publicados coincidiendo con el Día Europeo de la Igualdad Salarial recuerdan que hoy por hoy las mujeres europeas cobran de media un 15,7% menos que los hombres.


En concreto, la diferencia del ingreso bruto por hora entre los trabajadores y las trabajadoras pasó de ser un 17,1% en 2010 a un 15,7% en 2018, según los últimos datos de Eurostat. Además, en la mayor parte de los países europeos, el mayor porcentaje de trabajadores que perciben un sueldo por debajo del salario mínimo son mujeres. Donde más hay es en Croacia (hasta un 73,8% y donde menos en Rumanía con un 46,9%). En España, este porcentaje es del 62,2%.



La brecha salarial en España


Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en la última encuesta de Estructura Salarial del año 2017, la brecha salarial entre hombres y mujeres se sitúa en un 21,9%. Otro informe, elaborado por la CEOE y PwC titulado 'Análisis de la Brecha Salarial de género en España', establece que las mujeres cobran de media un 12,2% menos que los hombres, y que entre 2002 y 2014 esa brecha se redujo un 28,06%.


En Rumanía el 46,9 % de las mujeres trabajadoras perciben un sueldo por debajo del salario mínimo.

El estudio más reciente de la CEOE y PwC se basa en un modelo que, a partir de datos del INE entre 2002 y 2014, estima las diferencias salariales entre hombres y mujeres aislando las diferencias por razones económicas y puestos de trabajo.


Por componentes del salario, las compensaciones (horas extraordinarias, pagos extraordinarios, antigüedad, nocturnidad, peligrosidad, rotación de turnos, disponibilidad, festivos, entre otros) son las que reflejan la mayor brecha salarial, con casi un 29%.



Por grupos de edad, la brecha salarial es mayor en hombres y mujeres a partir de los 50 años. La mayor registrada entre 2002 y 2014 fue de un 19,5% en 2002 en las personas entre 50 y 59 años. Por años de antigüedad, la brecha salarial siempre ha afectado a mujeres con más de siete años de antigüedad. El dato más alto registrado entre 2002 y 2014 ha sido un 19,4% en 2002.


Techo de cristal


Se llama así a la barrera invisible que impide a las mujeres acceder a puestos de responsabilidad en la empresa en igualdad con sus compañeros masculinos. Una de las consecuencias más evidentes del techo de cristal es que las mujeres tienen, por lo general, menos poder adquisitivo. Esto es más acusado si cabe si tienes en cuenta que muchas veces ellas cobran menos que ellos por realizar el mismo trabajo. Por otro lado, debido a que las cargas familiares recaen más sobre las mujeres, son ellas las que optan por reducir sus jornadas o por conformarse con trabajos a tiempo parcial. Todo esto también tiene repercusiones en la cuantía de las pensiones, ya que la de los hombres, por causas evidentes, suele ser superior. Y si esto fuera poco ¿tú vives la diáspora?


Cuéntanos tu caso.

Estamos encantados de atenderte.


Fuente: Eurostat, INE, Europa Press

#8M #Iberoroman


© 2020 / 2030 SociaLight

Creado iberoroman.com

Síguenos en nuestras redes sociales: