• #IberoRomân

Date despre Covid-19 din România: Cântăreața cheală

Lo peor de todo es informar -siempre de manera oficial- que no ha habido ni un solo ciudadano rumano curado. Ni uno solo. Una mentira que se convierte en ofensa para las autoridades españolas, los sanitarios y para el pueblo y la diáspora rumana.


P. Aguirre / A, Gabilondo | IRPress©


''La Cantante Calva'', del genial Eugen Ionesco, no se puede catalogar como una obra de teatro psicológico, ni simbolista, ni social, ni poético, ni superrealista. Es un teatro que aún hoy no tiene etiqueta, que todavía no figura en ningún escenario lógico. Una obra eterna y sin fronteras en la cual sus personajes ''reales'' tienen contacto con el mundo exterior y con ello acentúan la temática absurda. Exactamente el mismo argumento que el Gobierno rumano ha utilizado en los últimos dos meses para ofrecer los datos de la COVID-19 relativos a la diáspora española. Datos de patafísica.


Una de las características del teatro del absurdo utilizada magistralmente por Ionesco en su obra es el recurso de los diálogos inconexos, creando así una atmósfera donde los personajes están físicamente cerca pero no pueden llegar a comunicarse de forma efectiva. Un recurso que muestra a los ciudadanos como incomprendidos e incomprensibles. El coronavirus lo puede todo.


Igual que prácticamente el resto de socios de la UE, el gobierno rumano día por día emite un comunicado oficial con datos actualizados de la pandemia. De ello se encarga el Grupul de Comunicare Strategică (GCS), Guvernul României, que desde el pasado 26 de marzo y durante sesenta y dos días seguidos ha publicado el número de infectados, muertos y curados que se han producido en la población rumana residente en España. Del mismo modo, y tal vez pensando en el resto de países donde hay mayor número de rumanos emigrados, también lo ha hecho con Francia, Alemania, Italia y Reino Unido. Datos oficiales del Gobierno aportados ,,potrivit informațiilor obținute de misiunile diplomatice și oficiile consulare ale României în străinătate".


Es el cuerpo diplomático rumano en España quien se encarga de recopilar y enviar los datos, el Gobierno los recibe y oficializa y el GCS los publica y difunde al mundo.

Esta es la cronología de los datos oficiales de la pandemia referentes a los rumanos de la diáspora española desde el 26 de marzo hasta el 26 de mayo 2020, día en el que el Gobierno -según nos confirman desde Bucarest- por fin se ha dado cuenta del ridículo histórico que ha hecho durante más de dos meses en su estadística, han abierto una investigación en curso y, desde anteayer, han añadido un texto a modo de explicación (o excusa) en las fuentes que publican. Datos que ni el bombero o "la Mary", personajes de Ionesco, hubieran suscrito.


Según el último Padrón municipal de cifras de población, hay 671.985 ciudadanos rumanos, aunque en la Embajada de Rumania elevan la cifra a casi un millón de compatriotas los que residen en el reino de España. Un país cuya población actual supera los 47 millones de habitantes. Siendo asi, el porcentaje de rumanos es del ±2,13 % sobre el total nacional. En Madrid, Castellón, Cataluña, Zaragoza, Coslada, Torrejón, etc, hay zonas y municipios donde ese porcentaje alcanza el 10 % de los residentes totales.


El pasado 26 de marzo en España, con el total de la población confinada, un estado de alarma impuesto jamás visto, el Ejército patrullando las calles, las UCIs y urgencias de todo el país al límite de su capacidad y el Palacio de Hielo de Madrid apilando cadáveres, ese día hubo dos cifras distintas:


Presidencia del Gobierno de España: 56.188 infectados y 4.089 fallecidos. Los pacientes hospitalizados son 31.912 y el número de afectados ya recuperados son 7.015.

Gobierno de Rumania: En España hay 39.673 infectados, 2.696 muertos y 5.367 curados. 4 de los infectados son rumanos, no hay ningún muerto y no hay ningún curado.


Increíble, pero cierto. Ni para dar datos ajenos (copio/pego) el GCS ha sido capaz de ofrecer la verdad. Datos oficiales. Y el festival delirante de información errónea no ha hecho más que empezar. Los datos del mes de abril son para guardar como ejemplo en cualquier Universidad del mundo de como la ineptitud pretende burlarse de la opinión pública. Son los siquientes:



¿Quién se ha encargado de elaborar y enviar estos datos?

Enviar datos erróneos desde la Embajada de Madrid al gobierno de Rumanía es de una extrema e imperdonable gravedad y es obligatorio establecer ya responsabilidades. En abril, en España, con un saldo nacional superior a los veinticuatro mil muertos decir que solo ocho han sido rumanos hay gente que incluso opina que es un insulto a la inteligencia.


El estudio serológico del gobierno español sobre la población infectada estima que, como mínimo, el 5% de los habitantes han sido infectados por COVID-19, lo cual afecta al menos a tres millones de personas. Entre ellos solo 560 son rumanos. Es como una broma macabra.


Lo peor de todo es informar -siempre de manera oficial- que no ha habido ni un solo ciudadano rumano curado. Ni uno solo. Una mentira que se convierte en ofensa para las autoridades españolas, los sanitarios y para el pueblo y la diáspora rumana. Incluso para la estadistica de la OMS que intenta controlar la epidemia a base de información veraz.

Noticia nacional IR 4 abril 2020: Daniel Aldea, din Cluj-Napoca | ACESTE APLAUZE SUNT PENTRU DANIEL ȘI PENTRU TOȚI ROMÂNII CARE AU REUȘIT SĂ IASĂ ÎNVINGĂTORI DE LA TERAPIA INTENSIVĂ DIN SPITALELE SPANIOLE ¡¡


,,El a fost primul pacient COVID-19 din zona Vigo și poate primul care s-a infectat în Galicia. El a fost diagnosticat cu infecție, cu coronavirus pe 4 martie, deși fusese internat la Spitalul Álvaro Cunqueiro timp de trei zile cu pneumonie. Daniel este suspectat că a fost infectat pe 23 februarie. În acel weekend, el a călătorit împreună cu soția sa la Madrid pentru ași vizita rudele. Daniel Aldea, în vârstă de 43 de ani, născut în Cluj-Napoca, este cel care sa aflat în starea cea mai critică, dintre cei patru infectați din familia sa (și cei patru vindecați!). El a ajuns să fie în UCI într-o situație extrem de delicată. „Nu am fost niciodată în viața mea internat. Nu m-am lăsat niciodată doborât, pentru că eram întotdeauna puternic. Este pentru prima dată ", spune el. "Simți frică, simți supărare ... îți este rău", spune el. El își amintește cu greu frânturi în cele 19 zile ale sale în UCI, unde a fost primul care a intrat și, de asemenea, primul care a plecat, sub căldura unei ovații din partea personalului medical. O lună mai târziu ... este vindecat! FELICITĂRI".



A modo de explicación, o disculpa, desde anteayer el Grupul de Comunicare Strategică ofrece datos de la pandemia publicando este texto añadido entre su información:

Notă: aceste date sunt obținute de misiunile diplomatice și oficiile consulare ale României în străinătate, fie de la autoritățile competente din statele de reședință, în măsura în care aceste date fac obiectul comunicării publice, fie în mod direct de la cetățenii români din străinătate.

,,De la începutul epidemiei de COVID-19 (coronavirus) și până la acest moment, 9 de cetățeni români aflați în Spania, au decedat".

Para detener al virus se necesita distancia, médicos, mascarillas, una vacuna. Se precisan soluciones científicas, hospitalarias, de salud pública. Se necesita solidaridad, rigor en la información, seriedad y firmeza. Lo que sobran son fake news, especialmente las oficiales, y menos aún aparentar lo que no se es, intentar quedar bien con todo el mundo y caer en el ridículo institucional de estado.


La guerra de cifras de hoy, las peticiones de dimisión al más alto nivel, la irritabilidad política y social de la ciudadanía, la preocupación extrema por el trabajo y las condiciones de futuro, el propio miedo al contagio, son parámetros en todas las fases que se van superando. No se pide que hagan el esfuerzo de ofrecer información real sino de que como mínimo no mientan más.

España está de luto nacional y el crespón negro, y el dolor, no tienen bandera.



127 vistas

© 2020 / 2030 SociaLight

Creado iberoroman.com

Síguenos en nuestras redes sociales:

  • Facebook IR
  • White Twitter Icon
  • Instagram IR
  • White YouTube Icon
  • White Pinterest Icon