• #IberoRomân

El acento rumano que enamoró al Rey

Actualizado: jul 8

Alice Mihaela Cozma este românca decorată de Regele Felipe al VI-lea al Spaniei pentru rolul pe care l-a avut în combaterea pandemiei de coronavirus în Spania. Tânăra de 32 de ani a fost șofer voluntar pe ambulanță la Crucea Roșie.


Alice Michaela, voluntaria de Cruz Roja en Almendralejo, ha declarado que "ni en mis mejores sueños podía haber vivido esto. Lo peor fue ver a la gente llorar en la calle y el miedo que había".


El rey ha condecorado ayer viernes a 24 ciudadanos anónimos de toda España cuya labor ha tenido especial protagonismo desde que estalló la pandemia. Ha concedido las medallas de la Orden del Mérito Civil en el Palacio Real de Madrid, la más alta distinción para la población civil. Entre ellos destaca la rumana Alice Mihaela, conductora de una ambulancia de Cruz Roja en Almendralejo (Badajoz), donde vive desde hace 14 años. A. Rodríguez | Cortesía Vanitatis


„Nu credeam că voi trăi asta”


No se puede negar que el acto de entrega de Medallas de la Orden del Mérito Civil es una de las citas de la familia real que más gustan. No por la cita en sí, sino por la historia que hay detrás de cada uno de los premiados, ciudadanos anónimos, trabajadores, que ponen el bien común por delante del interés propio y que con sus gestos hacen del mundo un lugar mejor.

În viața de zi cu zi Alice lucrează într-o farmacie, dar în pandemia a ales să facă și voluntariat la Crucea Roșie, ca șofer de ambulanță în Almendralejo (Badajoz). Astfel, românca s-a aflat în prima linie de luptă împotriva pandemiei de Covid-19 în Spania, țară grav afectată de această infecție.

Pocos de ellos -por no decir ninguno- imaginan, meses antes, que puedan recibir un premio de manos del rey Felipe y tener la oportunidad de vivir un momento así. Es difícil hacerse una idea de la emoción que sienten, pero hemos querido hacernos una pequeña idea. Hemos hablado con Ali, no solo conductora de ambulancias de la Cruz Roja, sino también empleada en una farmacia y estudiante de enfermería que ha recibido la distinción. Puede presumir además que su peculiar acento ha conquistado al Rey.



No ha sido fácil, porque la emoción y los nervios seguían a flor de piel horas después de haber recibido su medalla, pero Ali ha intentado expresar cómo se sintió durante el acto institucional: "Me sentí muy orgullosa, fue un honor conocer a todos los premiados. Y nos trataron de maravilla, me sentí muy acogida". Si hay algo que le ha sorprendió de los Reyes ha sido su cercanía, algo en lo que coinciden la mayoría de las personas que los conocen en persona: "Me impresionó mucho la cercanía que tienen, la confianza que dan, son muy buenas personas, muy educados. Pero no solo ellos, sino de toda la gente que trabaja con ellos. Nos han hecho sentir demasiado bien, no tengo palabras". También quedó impresionada con la princesa Leonor y la infanta Sofía, de las que consiguió un pequeño 'trofeo': "Son preciosas, guapísimas, muy educadas. Tenía una ilusión enorme por hacerme una foto con las dos y lo he conseguido".


La familia real entregando el galardón a Alice Mihaela Cozma.


Y es que, además de lo oficial, de lo que se ve, la imposición de medallas y los discursos, durante esta cita institucional también hay un tiempo que la familia real pasa en privado con los galardonados, en otra sala del Palacio Real, a la que ya no acceden las cámaras.


Es en ese momento cuando todos los premiados tienen oportunidad de compartir unos minutos con los Reyes y sus hijas. Alicia confiesa que no pudo hablar mucho tiempo con ellos, pero suficiente para conseguir esa foto con la princesa Leonor y la infanta Sofía tan deseada y para que al rey Felipe le impresionara su acento extremeño. Un acento que llamaría menos la atención si no fuera porque Alicia no se llama Alicia -aunque todo el mundo la conozca así- sino Alice Mihaela Cozma y es natural de Rumanía.

Românca decorată de regele Spaniei. Alice Cozma a fost șofer voluntar de ambulanță în pandemie: „Nu credeam că voi trăi asta”

Llegó a España en 2007, con 19 años, y desde entonces no ha parado de trabajar, por lo que ya es una extremeña más. No solo lleva nueve años como voluntaria de Cruz Roja -una institución a la que está muy vinculada también la reina Letizia-, sino que desde hace tres años es la responsable del Departamento de Socorro y Emergencias de la Asamblea Comarcal Tierra de Barros, con sede en Almendralejo. Allí planifica las guardias semanales, los servicios preventivos, los servicios psicosociales, la formación continua de otros voluntarios y el control del material sanitario y la ambulancia asignada.

Su voluntad de cuidar a los demás la ha llevado durante la pandemia a atender y trasladar enfermos, repartir comida o medicamentos a quienes no podían moverse durante el confinamiento.

Con ese mismo espíritu, cursó estudios de grado medio de Técnico en Farmacia y Parafarmacia, que le permitieron obtener un empleo en la farmacia de Mérida donde ahora trabaja. Y ha ido más allá: actualmente se encuentra estudiando el segundo curso del grado de Enfermería de la Universidad de Extremadura. Fue allí, precisamente, donde recibió la noticia de que era una de las premiadas con la medalla de la Orden del Mérito Civil.


Su primera reacción fue muy común: no se lo creía y se lo tuvieron que explicar y asegurar varias veces. Este viernes, por fin, ha visto cómo esa llamada se ha materializado en una medalla, una foto con Leonor y con Sofía y unas palabras del rey Felipe elogiando su acento que ya lleva para siempre en el corazón. Enhorabuena.



25 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo