• #IberoRomân

Risto Mejide al Rumañol: ¿Crees que puedes cambiar el mundo?


Si, tal cual lo leéis. Esa es una de las preguntas que le hicieron a Max, el Rumañol, al acabar su primera actuación en Got Talent España. Empiezo por el final, desvelando el resultado de su actuación: el público alucinó, él ha pasado a semifinales del programa, y Risto se rindió a sus pies. Resultado: 3 a 1.


La historia en todo caso empieza de otra manera. Empieza en la Rumanía de los 80´, en una sociedad en la que a falta de pan y libertad una familia derrochaba cultura en cada uno de sus miembros, en la que un niño hermoso colmó de felicidad a un abuelo que supo transmitirle poesía, arte y belleza, y en la que –maldito destino- hizo que un matrimonio, como otros tantos cientos de miles, tuviera que elegir la diáspora buscando el futuro.


Y en esas estábamos cuando un tal Max llegó a España. O Maximiliano. O Daniel. O, mejor dicho, el primer rumañol de la historia. Como en Altamira, pero en moderno. Y ese rubito Oradeo de ojos azules que atraviesan cuando le miras, tuvo que lidiar durante años con “rumano de mierda”, “no eres de los nuestros”, “¿por qué no te callas?” y lindezas similares, ya sabéis.


Aquellos imbéciles no ejercían bullying sobre el niño nuevo, eran el maltrato personificado, pero él tenía un antídoto contra el racismo y la xenofobia: la cultura. Se lo habían inoculado en casa y aún hoy, como Obélix con su marmita, le hizo invulnerable, inmune, impermeable a la estupidez y, lo que es mejor, esa fuerza todavía hoy le acompaña. Irradia.


Maximiliano Daniel Nica, Oradea (Bihor, Rumanía) 20 de febrero de 1987


¡Ni te imaginas si vas a vender gorras a partir de ahora!

Seamos sinceros. Habíamos quedado con él para entrevistarle la tarde antes de la grabación de su primera intervención en la televisión, y ni soy capaz ni quiero transcribir lo que dijo “oficialmente”. Lo políticamente correcto no vale con Max. Y reproducir lo grabado sería muy vulgar. Habla el sentimiento, lo que produce cuando te sientas enfrente de él.


El Rumanol no es un mote, ni un apodo, ni mucho menos un sobrenombre: es un modo de vida que al conocerlo te hace sentir orgulloso de ser de cualquiersitiodelmundo.


Somos iguales, somos distintos. Esa es la actitud. Con Max se puede ripiar hablando de Quevedo en prosa o verso, se puede hacer hip en inglés con acento de Chicago o hop en un tono australiano. Eminescu o Blaga son sus amigos, y si Tristan Tzara fuera su coetáneo –sin duda- le nombraría Dadaísta del XXI. Si Enescu llega a saber que tiene la primera canción de rap en español de la A a la Z, o líricas únicas como “Redoble de Palabras”, estoy seguro que le pone violín y piano a sus letras.


“Quiero que conozcan mi música. Quiero romper barreras, demostrar que se puede ser rumano o español, o de cualquier nacionalidad, pero desde el respeto, la elegancia, la educación. Ni políticas ni políticos. Sin violencias, sin fronteras, sin rencores”. Aquella tarde de verano, un café con hielo, una cocacola y un agua, y la chica de Max le oía ad-mirándole. Igual que nosotros, embelesados. “Quiero que me conozcan, quiero vender gorras, quiero tocar, cantar, componer, ¡vivir!”.



Urbano, rapero, artista de R&B, ragamuffin, reggae, dancehall, soca y diversas fusiones. Este hombre con alma de niño lleva integrado el chip del talento y Rumanía en el ADN por más que quiera disimularlo. La tele es probable que te catapulte a la fama, que te convierta en mediático para la comunidad de rumanos en España, que te haga famoso y tal vez el rumano más conocido a nivel nacional. Ojalá así sea. Lo que trasmites va a hacer que los españoles descubramos una “Rumanía” distinta alejada de tópicos y, al contrario, incluso coloques a Castellón de la Plana en el mapamundi de los que no lo conocen todavía. Y lo mejor de todo es que –seguro- aunque salgas una y cien veces en la tele seguirás siendo cercano, seguirás luchando por mil causas justas (pérdidas o no) y seguirás siendo tú.


No cambies nunca Rumañol. No tenemos repuesto para ti.

Ahora que no nos lee nadie, te revelo un secreto. Estuvimos en la grabación y al acabar tu actuación Risto nos dijo “este chaval puede cambiar el mundo”.

Y fue sincero.


Got Talent España | Telecinco

Lunes 14 de octubre 2019, 22:00 horas. ¡El Rumañol!



7,041 vistas

© 2020 / 2030 SociaLight

Creado iberoroman.com

Síguenos en nuestras redes sociales: