© 2019 / 2029 SociaLight

Creado iberoroman.com

Síguenos en nuestras redes sociales:

  • IberoRomân

Rumanía en Fitur 2018

La Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur), que se celebró del 17 al 21 de enero, concluyó su trigésimo octava edición con “los mejores datos de su historia”, al recibir el récord de 250.980 visitantes, un 2% más que en 2017.


La gran cita internacional de turismo, celebrada del 17 al 21 de enero en el recinto ferial Ifema, fue, en palabras de su directora, Ana Larrañaga, “muy productiva” en cuanto al establecimiento de alianzas de expansión y la firma de negocios entre profesionales participantes -tanto empresas como organismos o instituciones-. Estos son los datos más destacados de Fitur 2018. IFEMA, Madrid.


Superficie de exposición: 65.923 metros cuadrados, un 5% más que en 2017 (62.713 metros cuadrados).

Empresas expositoras (titulares + coexpositores): 10.190 empresas, un 3% más que en 2017 (9.893 empresas).

Países participantes: 165, el mismo dato registrado que en 2017.

Profesionales participantes: 140.120, un 3% más que en 2017 (135.838 profesionales).

Público no profesional: 110.860, un 2% más que en 2017 (109.134 personas).

Total de participantes: 250.980, un 2% más que en 2017 (244.972 visitantes).

Autoridades: 178.

Por sectores, la mayor participación de expositores en la Feria la han registrado los organismos oficiales, con un 26,0%; seguidos de representantes de hotelería (25,0%) y mayoristas y agencias de viaje (13,7%).

Por actividad de su empresa, el mayor número de visitantes profesionales ha correspondido a mayoristas y agencias de viaje, con un 22,7%; seguidos de hotelería (14,3%), y empresas de servicios (9,9%).

Por tipo de turismo de su interés, el mayor número de visitantes se ha registrado en la categoría de cultura (6,6%), seguida de familiar (5,1%), y sol y playa (5,0%).

Por tipo de cargo, destaca que el 37% de los visitantes profesionales ha correspondido a personas en puestos de presidencia o dirección. Tras ellos, directores de marketing, ventas, o comercial (34%) y ejecutivos de ventas y consultores (22%).

Por áreas geográficas de interés destaca Europa Meridional y Mediterránea (13,7%), seguida de Europa Occidental (13,5%) y Europa Central y Oriental (10,3%).

Periodistas y blogueros acreditados: 7.856 profesionales, un 4% más que en 2017 (7.542 personas).

Presencia en redes sociales: #FITUR2018 ha batido récords en alcance digital, con una comunidad de 200.000 seguidores, 40 millones de impresiones y más de 21 millones de impactos en Twitter. Y en su primera jornada fue Trending Topic, tendencia mundial.


FITUR es hoy en día el acontecimiento de turismo más importante del mundo. El que se celebre en España es un reconocimiento internacional de la importancia que la industria turística nacional posee, como también lo es el hecho que la Organización Mundial del Turismo (OMT), un organismo de la ONU, tenga su sede en nuestro país.


La industria turística española es la tercera más potente a nivel mundial por número de visitantes, tras EE.UU. y Francia, y la segunda por ingresos, constituyéndose así en una pieza clave de la recuperación económica. Su actividad aporta a nuestra economía 1,5 millones de puestos de empleo y 128.000 millones de euros, lo que supone un 11% del PIB.

¿Por qué ir a Fitur?


Si en estos fríos días de enero te preguntas por qué se habla tanto del turismo es porque estamos ante la “Semana del Turismo“, y en ningún otro momento del año se verán tantos artículos, noticias, información, vídeos,… relacionados con el sector y su repercusión tanto para profesionales del sector como para organismos e instituciones oficiales. La pregunta sobre la cuál hay que reflexionar es la siguiente: ¿debe un país acudir a FITUR? ¿Es realmente necesario?


En la era de la digitalización, de la comunicación constante en las redes sociales, del acceso a la información en cualquier momento y lugar, ¿tiene sentido llenar los stands de los destinos de folletos turísticos? Analicemos estas cuestiones por separado y en concreto.


¿Debe Rumanía acudir a FITUR? Curiosa paradoja. Rumanía es uno de los destinos europeos que ofrece un mayor número de posibilidades de aventura, ocio, turismo cultural y, sin embargo, tiene escasa experiencia, poca disposición a sumarse al circuito internacional y –lo peor de todo- infraestructuras anticuadas y una pésima propuesta por parte de la Administración.


Si te dedicas al turismo, si eres agente de viajes, hotelero, guía, informador turístico, profesor (o alumno), etc., la cita es más que obligada. Rumanía puede ser tu destino. Y no porque en el stand oficial te vayan a convencer, ni porque te llenen bolsas y bolsas de “papeles” que seguramente terminarán en algún cubo de basura cercano al Campo de las Naciones, sino porque el país dispone de una de las mejores ofertas de aventura y naturaleza, porque es un magnífico destino calidad-precio y porque, en suma, es un eterno desconocido lleno de sorpresas.


Un escocés con falda, un mariachi mexicano, un judoka japonés, una flamenca… ¿y sí un simpático y elegante conde Drácula se paseara por Fitur?


El stand rumano en Fitur 2018


Negativo. Falta de preparación. Improvisación. A comparación con el resto de países no hay dinamización ni capacidad de atracción. Información convencional no adaptada (ni tan siquiera traducida) para profesionales. Carencia de relaciones e intercambios institucionales. “Es que nosotros no venimos a Fitur a dinamizar nada, sino a entregar información” nos comentó un trabajador del stand con gesto aburrido que veía como el público pasaba de largo para visitar propuestas de otros países.


Positivo. Un diseño de stand un poco más cuidado que el del año anterior. La intención de querer ir mejorando a medida que se gana en experiencia. La disposición (ojalá así sea) a llevar a cabo acciones de continuidad anuales destinadas a obtener rentabilidad económica para el país.


A la Administración rumana oficial del sector del Turismo le falta experiencia, visión de futuro, talento y creatividad. Aumentar ingresos y beneficios que favorezcan el PIB nacional de este sector no se lleva a cabo improvisando y mucho menos repartiendo folletos sin diseño. Y sin levantarse de la silla.