• #IberoRomân

Rumanos que hacen historia: NO a la violencia de género

La comunidad rumana destacó ayer en Madrid en la manifestación en contra de la violencia de género. Un antes y un después.


Decenas de miles de personas marcharon ayer lunes 25N en las diferentes protestas y manifestaciones convocadas en España en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres que este año ha tenido un claro antagonista: el partido de ultraderecha Vox y su negacionismo de la violencia de género.


En las calles de Madrid, los hombres y mujeres que conformaron una enorme marea lila, gritaban: “Escucha, Vox, las víctimas tienen voz”. Multitud de gritos, multitud de slogan, multitud de gente, y tanto a Vox como a los intolerantes se les increpó tanto desde los actos institucionales organizados por la mañana como desde las calles en las protestas convocadas por la tarde.


En la manifestación de Madrid —en la que participaron varios miembros del Gobierno, con la ministra de Igualdad, Carmen Calvo, al frente—, el manifiesto leído por las organizadoras denunciaba “la irrupción de partidos y organizaciones de ultraderecha en nuestro país, con discursos machistas y negacionistas”. Las convocantes alertaron del “rearme del patriarcado” con “postulados retrógrados y discriminatorios”.

La comunidad rumana ayer hizo historia en España en contra de la violencia de género.


Pero si hay algo destacado en la manifestación de ayer es la presencia por primera vez en la historia del feminismo español de un grupo organizado de rumanos recorriendo Madrid haciéndose notar en contra a la violencia.


Cara a cara, cuerpo a cuerpo con el resto de manifestantes, fue realmente emotivo. Inolvidable. Desde la Plaza de Neptuno hasta el kilómetro cero de Sol hubo multitud de gente interesada por su presencia. “¿Sois de Podemos?” preguntaba la gente al ver el color morado de la pancarta. “¿Qué dice ese texto?” Violenţa nu are justificare, rupe tăcerea, nu ești singură !. “¿De dónde es vuestra bandera?”…


Sin colores políticos, sin distinción, sin diferencia en la protesta y plenamente identificados con el resto de manifestantes, el interés que suscitó su presencia en Madrid hizo que muchos quisieran interesarse por el nivel de VioGén en Rumanía e incluso dirigentes españoles mostraran especial interés en compartir información sobre la situación en la Europa del este.


Pablo Montesinos, vicesecretario de Comunicación y portavoz nacional del Partido Popular.

Ángel Gabilondo, ex Ministro de Educación, catedrático de universidad, diputado y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid.



La violencia machista es un flagelo en todo el mundo y si bien en las sociedades de Europa central y del este se lucha en su contra los avances son todavía muy escasos. En un estudio de Ana Maria Dumitrescu sobre “Agresividad y violencia en la vida de las mujeres de Rumania” se establece que el periodo bajo el régimen comunista afectó seriamente la imagen de la mujer en la sociedad pero también en la familia, lo que generó varios problemas sociales. Más tarde, la transición desde el socialismo al capitalismo se realizó con dificultad y para enfrentar la situación de crisis creada (social y familiar) después del año 1989, los políticos prefirieron «importar» soluciones sin adaptarlas a las necesidades del pueblo, a su estilo de vida, y sobre todo a la religión y cultura de esta nación.


Además, la violencia doméstica «siguió su curso normal» todavía considerándose un problema ignorado, protegido en la intimidad de la familia, por la institución del matrimonio y visto como algo permitido, aceptado. Se estima que ocho de cada diez mujeres rumanas, de una u otra forma, "ha experimentado violencia en una relación". Demoledor.



España es líder en la lucha internacional contra la violencia de género y la valentía de tener presencia a favor de la comunidad rumana tiene un valor incalculable para los que ayer acudieron a manifestarse. La mayoría de ruman@s en la diáspora española ni tan siquiera se lo hubiera planteado. Especialmente mujeres que se quejan y sufren de violencia en la intimidad diariamente y que les da miedo (“¿qué pensarán de mi?”), otras que por hipocresía o por ignorancia se “esconden” y para una mayoría masculina que permite y tolera la inaceptable violencia doméstica. Destul cu violența !!


La sociedad rumana aún mantiene una legislación que prevé castigos por la violencia familiar (Artículo 180 párrafo 1.1 del Código Penal) siempre que haya denuncia, aunque la reconciliación de las partes retraiga el proceso penal incluso cuando se trata de una demanda de oficio. En el párrafo 3 del mismo artículo se precisa que la acción penal se pone en marcha con una demanda por parte de la víctima, o por parte de cualquier persona que tiene conocimiento del maltrato, pero en función de la gravedad del hecho se establece el castigo que puede llegar hasta los 5 años de detención (cárcel) si se han hecho daños corporales (art.182) o quedar simplemente en una multa.


“Las mujeres españolas estamos con las mujeres rumanas. No estáis solas” Carmen Calvo, vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad del Gobierno de España. Madrid 25N 2019.



En Rumanía es la Agencia Nacional de Protección a la Familia la encargada de la violencia doméstica, pero son muchas las mujeres que por desconocimiento o desconfianza no acuden a las comisarías de policía a denunciar, continúan considerando al hombre "el cabeza de familia" o siguen simplemente las indicaciones sumisas que la religión les impone. Hasta el 2002, la legislación rumana no incriminaba la violación conyugal ni la violencia doméstica de una manera explícita.


En la comunidad gitana, la mujer no puede disponer de sus bienes, el hombre se los administra. Ella no puede firmar sin el permiso del marido y él tiene el derecho de pegar a la mujer en "límites tolerables" sin que la mujer pueda "levantar la mano".


Los rumanos que ayer –especialmente los hombres- acudieron a la manifestación de Madrid les convierte en héroes anónimos, en brillantes protagonistas de un futuro en igualdad, en modelos de sociedad. Enhorabuena.


"Mi cuñado intentó matar a mi hermana"


Al llegar a la Puerta del Sol se vivió uno de los momentos más emotivos. Una chica al ver la bandera rumana se acercó al grupo, quería hacerse una foto con sus compatriotas y de repente comenzó a llorar amargamente… lloraba de sentimiento, de emoción, de impotencia. Hace un par de años su cuñado en Rumanía acuchilló a su hermana hasta casi matarla. Su experiencia es inolvidable.


“La violencia en nuestro país alcanza límites de terror que no se pueden ni describir. Lo peor es el abandono, la impotencia que sentimos, el miedo. Cuando en plena Puerta del Sol he visto mi bandera en esta manifestación he sentido una alegría inmensa. Me he sentido amparada, orgullosa, ilusionada. Tuve que abandonar Rumanía por la violencia así que imagínate lo que supone veros aquí… no puedo parar de llorar de alegría, de esperanza, os felicito por estar aquí, sois un ejemplo para nuestro país”.


Día Internacional en contra de la violencia de género


El 25-N, convocado para recordar a las hermanas Mirabal, asesinadas por el dictador Rafael Trujillo en la República Dominicana en 1960, es la reivindicación del fin de todas las violencias contra las mujeres: la violencia institucional, la trata, la persecución por el aborto, la mutilación genital, la violencia sexual... “No reconocéis que es violación porque tendríais que reconocer vuestros propios delitos” y “Ojalá os diera tanto asco la violación como os da la menstruación”, se leía en algunas de las pancartas que sujetaban jóvenes con las caras pintadas con consignas feministas y bufandas lilas en la protesta de Madrid.


#iberoroman


0 vistas

© 2020 / 2030 SociaLight

Creado iberoroman.com

Síguenos en nuestras redes sociales: